English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Lesión de columna

Lesión de la médula espinal; SCI

La médula espinal contiene los nervios que transportan mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo. La médula pasa a través del cuello y la espalda. Una lesión de la médula espinal es muy grave porque puede causar pérdida del movimiento (parálisis) y la sensibilidad por debajo del sitio de la lesión.

Causas

Una lesión a la médula espinal puede ser causada por incidentes, tales como:

  • Herida penetrante o de bala
  • Fractura en la columna
  • Lesión traumática en la cara, cuello, cabeza, pecho o espalda (por ejemplo, un accidente automovilístico)
  • Accidente al zambullirse en el agua
  • Descarga eléctrica
  • Torcedura extrema de la parte media del cuerpo
  • Lesión deportiva
  • Caídas

Síntomas

Los síntomas de una lesión de la médula espinal pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Cabeza que está en una posición inusual
  • Entumecimiento u hormigueo que se propaga hacia abajo del brazo o la pierna
  • Debilidad
  • Dificultad para caminar
  • Parálisis (pérdida del movimiento) de brazos o piernas
  • Pérdida del control de esfínteres
  • Shock  (piel fría y húmeda, labios y uñas azulados, apariencia aturdida o semiinconsciente)
  • Pérdida de la lucidez mental (pérdida del conocimiento)
  • Rigidez en el cuello, dolor de cabeza o dolor en el cuello

Primeros auxilios

Nunca mueva a alguien que usted piense que pueda tener una lesión en la columna, a menos que sea absolutamente necesario. Por ejemplo, si usted necesita sacar a la persona de un automóvil en llamas o ayudarle a respirar.

Mantenga a la persona absolutamente quieta y a salvo hasta que llegue la ayuda médica.

  • Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos).
  • Sostenga la cabeza y cuello de la persona lesionada en la misma posición en que la encontró. NO intente enderezar el cuello. NO deje que el cuello se doble o se tuerza.
  • NO deje que la persona se levante y camine.

Si la persona no está despierta o no le está respondiendo:

  • Verifique la respiración y la circulación
  • Aplique RCP de ser necesario. NO realice respiración boca a boca o cambie el cuello de posición, haga solo compresiones pectorales.

NO voltee a la persona a menos que esté vomitando o ahogándose con la sangre, o si usted necesita verificar la respiración.

Si necesita voltearla:

  • Procure que alguien más le ayude.
  • Una persona se debe ubicar en la parte de la cabeza y la otra a un costado de la persona lesionada.
  • Mantenga la cabeza, el cuello y la espalda de la persona alineadas mientras usted la voltea hacia un lado.

No se debe

  • NO doble, tuerza, ni levante la cabeza ni el cuerpo de la persona.
  • NO intente mover a la persona antes de que llegue la ayuda médica, a menos que sea absolutamente necesario.
  • NO retire el casco ni las almohadillas que se usan en el fútbol americano si se sospecha de una lesión de columna.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si piensa que alguien tiene una lesión en la médula espinal. NO mueva a la persona, a menos que haya un peligro inminente.

Prevención

Lo siguiente puede disminuir el riesgo de una lesión en la columna:

  • Usar cinturones de seguridad.
  • No consumir alcohol y conducir.
  • No zambullirse de cabeza en charcos, lagos, ríos y otros cuerpos de agua, especialmente si usted no puede determinar la profundidad del agua o si el agua no es transparente.
  • No atajar ni embestir a una persona con la cabeza.

Referencias

American Red Cross. First Aid/CPR/AED Participant's Manual. Dallas, TX: American Red Cross; 2016.

Kaji AH, Hockberger RS. Spinal injuries. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 36.

Volver arriba Sólo texto

  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Vértebra cervical del cuello - ilustración

    Éstos son los siete huesos del cuello, llamados vértebras cervicales. El primer hueso, que se observa a la derecha de esta fotografía, se llama atlas, y es donde la cabeza se une al cuello. Sobre el segundo hueso, llamado axis, rotan la cabeza y el atlas. Desde el atlas para abajo, estas vértebras se numeran del uno al siete y se conocen como C1, C2, C3, etc.

    Vértebra cervical del cuello

    ilustración

  • Vértebras lumbares (parte baja de la espalda) - ilustración

    Estas son las cinco vértebras de la parte baja de la espalda. La última vértebra (en la esquina superior izquierda de la fotografía) se une al sacro y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento torácico de la espalda. Las vértebras son más anchas y fuertes que los otros huesos de la columna, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la parte baja de la espalda, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al cinco y se conocen como L1, L2, L3, etc., empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras lumbares (parte baja de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras torácicas (parte media de la espalda) - ilustración

    Éstas son las doce vértebras de la parte media de la espalda. La última vértebra (a la izquierda de la fotografía) se une a la columna lumbar (inferior) y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento cervical de la espalda (cuello). Las vértebras son más anchas y fuertes que los huesos cervicales, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la espalda media, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al doce y se conocen como T1, T2, T3, et cetera, empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras torácicas (parte media de la espalda)

    ilustración

  • Columna vertebral - ilustración

    Esta imagen muestra la espina dorsal y el sacro con las vértebras cervicales (cuello), torácicas (media espalda) y lumbares (espalda inferior). Obsérvese cómo la apariencia de las vértebras cambia a medida que baja la espina dorsal. El cambio de forma y tamaño está asociado a las diferentes funciones del cuello, la media espalda y la espalda inferior.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Sistema nervioso central - ilustración

    El sistema nervioso central está compuesto por el cerebro y la médula espinal. La función del primero es recibir los impulsos nerviosos de la médula espinal y los nervios craneanos, mientras que la segunda contiene los nervios que transportan los mensajes entre el cerebro y el cuerpo. La lesión a la médula espinal puede ocurrir cuando hay daño a las células dentro de la misma o cuando los tractos nerviosos que suben y bajan a través de ella resultan seccionados.

    Sistema nervioso central

    ilustración

  • Lesión a la médula espinal - ilustración

    Una lesión grave de la médula espinal con frecuencia causa pérdida de la sensibilidad y parálisis, la pérdida del movimiento y control voluntario sobre los músculos en el cuerpo. Esta lesión causa también pérdida del funcionamiento de los reflejos por debajo del punto en que una lesión interrumpe las funciones corporales, como la respiración, el control de las evacuaciones y el control vesical. En el caso de lesión espinal, la atención médica oportuna puede ayudar a minimizar el daño posterior a la médula espinal.

    Lesión a la médula espinal

    ilustración

  • Anatomía de la columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral proporciona soporte estructural al tronco y rodea y protege la médula espinal. La columna vertebral también proporciona puntos de unión para los músculos de la espalda y para las costillas. Los discos vertebrales tienen la función de absorber los impactos durante actividades tales como caminar, correr y saltar. Éstos también permiten la flexión y extensión de la espina dorsal.

    Anatomía de la columna vertebral

    ilustración

  • Voltear a una persona entre dos - Procedimiento (primera parte)

    Presentación

  •  
  • Columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral está dividida en varias secciones. Las vértebras cervicales forman el cuello. Las vértebras torácicas comprenden la porción del tórax y tienen costillas adheridas a ellas. Las vértebras lumbares son las vértebras restantes que están por debajo del último hueso torácico y en la parte superior del sacro. Las vértebras sacros están rodeadas por los huesos de la pelvis y el cóccix representa las vértebras terminales o rastros de la cola.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Vértebra cervical del cuello - ilustración

    Éstos son los siete huesos del cuello, llamados vértebras cervicales. El primer hueso, que se observa a la derecha de esta fotografía, se llama atlas, y es donde la cabeza se une al cuello. Sobre el segundo hueso, llamado axis, rotan la cabeza y el atlas. Desde el atlas para abajo, estas vértebras se numeran del uno al siete y se conocen como C1, C2, C3, etc.

    Vértebra cervical del cuello

    ilustración

  • Vértebras lumbares (parte baja de la espalda) - ilustración

    Estas son las cinco vértebras de la parte baja de la espalda. La última vértebra (en la esquina superior izquierda de la fotografía) se une al sacro y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento torácico de la espalda. Las vértebras son más anchas y fuertes que los otros huesos de la columna, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la parte baja de la espalda, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al cinco y se conocen como L1, L2, L3, etc., empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras lumbares (parte baja de la espalda)

    ilustración

  • Vértebras torácicas (parte media de la espalda) - ilustración

    Éstas son las doce vértebras de la parte media de la espalda. La última vértebra (a la izquierda de la fotografía) se une a la columna lumbar (inferior) y la primera vértebra (a la derecha) se une al segmento cervical de la espalda (cuello). Las vértebras son más anchas y fuertes que los huesos cervicales, lo cual les permite absorber la presión adicional que se aplica sobre la espalda media, pero, a pesar de ello, a menudo se presentan lesiones en esta área. Estas vértebras se numeran del uno al doce y se conocen como T1, T2, T3, et cetera, empezando desde la primera de arriba, para abajo.

    Vértebras torácicas (parte media de la espalda)

    ilustración

  • Columna vertebral - ilustración

    Esta imagen muestra la espina dorsal y el sacro con las vértebras cervicales (cuello), torácicas (media espalda) y lumbares (espalda inferior). Obsérvese cómo la apariencia de las vértebras cambia a medida que baja la espina dorsal. El cambio de forma y tamaño está asociado a las diferentes funciones del cuello, la media espalda y la espalda inferior.

    Columna vertebral

    ilustración

  • Sistema nervioso central - ilustración

    El sistema nervioso central está compuesto por el cerebro y la médula espinal. La función del primero es recibir los impulsos nerviosos de la médula espinal y los nervios craneanos, mientras que la segunda contiene los nervios que transportan los mensajes entre el cerebro y el cuerpo. La lesión a la médula espinal puede ocurrir cuando hay daño a las células dentro de la misma o cuando los tractos nerviosos que suben y bajan a través de ella resultan seccionados.

    Sistema nervioso central

    ilustración

  • Lesión a la médula espinal - ilustración

    Una lesión grave de la médula espinal con frecuencia causa pérdida de la sensibilidad y parálisis, la pérdida del movimiento y control voluntario sobre los músculos en el cuerpo. Esta lesión causa también pérdida del funcionamiento de los reflejos por debajo del punto en que una lesión interrumpe las funciones corporales, como la respiración, el control de las evacuaciones y el control vesical. En el caso de lesión espinal, la atención médica oportuna puede ayudar a minimizar el daño posterior a la médula espinal.

    Lesión a la médula espinal

    ilustración

  • Anatomía de la columna vertebral - ilustración

    La columna vertebral proporciona soporte estructural al tronco y rodea y protege la médula espinal. La columna vertebral también proporciona puntos de unión para los músculos de la espalda y para las costillas. Los discos vertebrales tienen la función de absorber los impactos durante actividades tales como caminar, correr y saltar. Éstos también permiten la flexión y extensión de la espina dorsal.

    Anatomía de la columna vertebral

    ilustración

  • Voltear a una persona entre dos - Procedimiento (primera parte)

    Presentación

  •  

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 4/21/2019

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos