English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Primeros auxilios en caso de dificultad respiratoria

Dificultad para respirar - primeros auxilios; Disnea - primeros auxilios; Falta de aliento - primeros auxilios 

La mayoría de las personas dan por sentada la respiración. Las personas con ciertas enfermedades pueden tener problemas respiratorios con los que lidian regularmente.

Este artículo aborda los primeros auxilios para alguien que esté teniendo problemas para respirar.

Los problemas respiratorios pueden incluir:

  • Falta de aliento
  • No poder tomar respiraciones profundas y jadear
  • Sentir que no está recibiendo suficiente aire

Consideraciones

La dificultad para respirar casi siempre es una emergencia. Una excepción es sentirse ligeramente sin aliento por la actividad normal como el ejercicio.

Causas

Los problemas respiratorios tienen muchas causas diferentes. Las causas comunes incluyen algunas afecciones y emergencias médicas repentinas.

Algunas afecciones que pueden causar problemas respiratorios son:

Algunas emergencias que pueden causar problemas respiratorios son:

Síntomas

Las personas con dificultad respiratoria a menudo parecerán incómodas. Pueden:

  • Respirar de manera acelerada
  • Ser incapaces de respirar mientras están acostadas y necesitar sentarse para respirar
  • Estar ansiosas o agitadas
  • Somnolientas o confundidas

Pueden tener otros síntomas, incluso:

Si los problemas respiratorios son causados por una alergia, pueden presentar una erupción o hinchazón en la cara, lengua o garganta.

Si la causa de los problemas respiratorios es una lesión, pueden presentar sangrado o tener una herida visible.

Primeros auxilios

Si alguien está teniendo dificultad respiratoria, llame inmediatamente al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos), después.

  • Examine las vías respiratorias, la respiración y el pulso de la persona. De ser necesario, comience RCP.
  • Afloje cualquier prenda de vestir ajustada.
  • Ayude a la persona a administrarse cualquier medicamento recetado (tales como un inhalador para el asma u oxígeno en el hogar).
  • Continúe vigilando la respiración y el pulso de la persona hasta que llegue la asistencia médica. NO suponga que el estado de la persona está mejorando si ya no se escuchan ruidos respiratorios anormales, como sibilancias.
  • Si hay heridas abiertas en el cuello o pecho, deberán cerrarse inmediatamente aplicando un vendaje, sobre todo si hay burbujas de aire en la herida. Coloque un vendaje sobre las heridas inmediatamente.
  • Una herida en el pecho que "succiona" permite la entrada de aire a la cavidad torácica de la persona con cada respiración. Esto puede causar una atelectasia pulmonar. Coloque un vendaje en la herida utilizando un envoltorio plástico, una bolsa plástica o compresas de gasa cubiertas con vaselina, sellando tres lados y dejando solo un lado abierto. Esto crea una válvula que evita que el aire entre al tórax a través de la herida, mientras permite la salida del aire que está atrapado en el pecho a través del lado que quedó abierto.

No se debe

NO:

  • Le brinde a la persona comida ni bebida alguna.
  • Mueva a la persona si ha habido una lesión en la cabeza, el cuello, el pecho o en las vías respiratorias, a menos que sea absolutamente necesario. Proteja y estabilice el cuello de la persona si esta debe ser movida.
  • Coloque una almohada debajo de la cabeza de la persona. Esto puede cerrar las vías respiratorias.
  • Espere para ver si el estado de la persona mejora antes de conseguir ayuda médica. Consiga la ayuda de inmediato.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si usted o alguien más presenta alguno de los síntomas de dificultad para respirar, mencionados en la sección Síntomas.

También debe llamar a su médico o proveedor de atención médica si usted:

  • Tiene gripe o una infección respiratoria y tiene problemas para respirar
  • Tiene una tos que no desaparece después de 2 o 3 semanas
  • Tiene tos con sangre
  • Está perdiendo peso sin querer o tiene sudores nocturnos
  • No puede dormir o se despierta durante la noche debido a la dificultad respiratoria
  • Nota que es difícil respirar al hacer las actividades que haría normalmente sin estos problemas respiratorios, por ejemplo, subir escaleras

También llame a su proveedor si su hijo tiene tos y hace un ruido parecido a un ladrido o tiene sibilancias.

Prevención

Algunas acciones que puede tomar para prevenir los problemas respiratorios:

  • Si tiene un historial de reacciones alérgicas graves porte un estuche de epinefrina y una etiqueta de alerta médica. Su proveedor le enseñará cómo usar el estuche de epinefrina.
  • Si tiene asma o alergias, elimine todos los desencadenantes caseros como ácaros del polvo o el moho.
  • NO fume y evite el humo de segunda mano. NO permita que se fume en su casa.
  • Si padece asma, remítase al artículo correspondiente sobre esta afección para aprender las formas de manejarla.
  • Asegúrese de que su hijo reciba la vacuna contra la tos ferina (tos convulsiva).
  • Asegúrese de tener al día su refuerzo contra el tétanos.
  • Al viajar en avión, párese y camine de vez en cuando alrededor para evitar la formación de coágulos de sangre en las piernas. Una vez formados, los coágulos pueden desprenderse y alojarse en los pulmones. Al estar sentado haga círculos con los tobillos y suba y baje los talones, dedos de los pies y rodillas para incrementar el flujo sanguíneo en las piernas. En caso de viajar en auto, pare y camine alrededor en forma regular.
  • Si tiene sobrepeso, baje de peso. Tiene mayor probabilidad de que le falte el aire si tiene sobrepeso. Asimismo, también hay mayor riesgo de padecer enfermedad del corazón y ataque cardíaco.

Use una etiqueta médica si tiene una afección respiratoria preexistente, como el asma.

Referencias

Rose E. Pediatric respiratory emergencies: upper airway obstruction and infections. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 167.

Schwartzstein RM, Adams L. Dyspnea. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 29.

Thomas SH, Goodloe JM. Foreign bodies. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 53.

Volver arriba Sólo texto

  • Pulmón colapsado, neumotórax - ilustración

    Un pulmón colapsado o neumotórax ocurre cuando parte o todo el pulmón colapsa o se hunde hacia adentro y se presenta cuando entra aire al área entre el pulmón y la pared torácica. Cuando esto sucede, el pulmón no se puede llenar con aire, la respiración se vuelve difícil y el cuerpo obtiene menos oxígeno. Un pulmón colapsado se puede presentar espontáneamente en una persona sana o en alguien que tenga compromiso pulmonar por trauma, asma, bronquitis o enfisema.

    Pulmón colapsado, neumotórax

    ilustración

  • Epiglotis - ilustración

    La epiglotis es un colgajo de cartílago localizado en la garganta detrás de la lengua y al frente de la laringe, y generalmente está derecha en reposo permitiendo que el aire pase a la laringe y a los pulmones. Cuando una persona traga, la epiglotis se dobla hacia atrás para cubrir la entrada de la laringe, de tal manera que los alimentos sólidos y líquidos no ingresen a la tráquea y a los pulmones. Después de deglutir, la epiglotis retorna a su posición derecha original.

    Epiglotis

    ilustración

  • Respiración - ilustración

    La respiración comprende de dos fases. La primera es la fase de inspiración. La inspiración permite que el aire fluya hacia los pulmones. La segunda fase es la de expiración. Ésta consiste en la expulsión de gases de los pulmones. Durante la inspiración, los músculos intercostales y el diafragma se contraen, permitiendo que el aire penetre en los pulmones. Durante la expiración, los músculos utilizados para la inspiración se relajan haciendo que los gases sean expulsados de los pulmones.

    Respiración

    ilustración

  • Pulmón colapsado, neumotórax - ilustración

    Un pulmón colapsado o neumotórax ocurre cuando parte o todo el pulmón colapsa o se hunde hacia adentro y se presenta cuando entra aire al área entre el pulmón y la pared torácica. Cuando esto sucede, el pulmón no se puede llenar con aire, la respiración se vuelve difícil y el cuerpo obtiene menos oxígeno. Un pulmón colapsado se puede presentar espontáneamente en una persona sana o en alguien que tenga compromiso pulmonar por trauma, asma, bronquitis o enfisema.

    Pulmón colapsado, neumotórax

    ilustración

  • Epiglotis - ilustración

    La epiglotis es un colgajo de cartílago localizado en la garganta detrás de la lengua y al frente de la laringe, y generalmente está derecha en reposo permitiendo que el aire pase a la laringe y a los pulmones. Cuando una persona traga, la epiglotis se dobla hacia atrás para cubrir la entrada de la laringe, de tal manera que los alimentos sólidos y líquidos no ingresen a la tráquea y a los pulmones. Después de deglutir, la epiglotis retorna a su posición derecha original.

    Epiglotis

    ilustración

  • Respiración - ilustración

    La respiración comprende de dos fases. La primera es la fase de inspiración. La inspiración permite que el aire fluya hacia los pulmones. La segunda fase es la de expiración. Ésta consiste en la expulsión de gases de los pulmones. Durante la inspiración, los músculos intercostales y el diafragma se contraen, permitiendo que el aire penetre en los pulmones. Durante la expiración, los músculos utilizados para la inspiración se relajan haciendo que los gases sean expulsados de los pulmones.

    Respiración

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 1/12/2019

Versión en inglés revisada por: Jesse Borke, MD, FACEP, FAAEM, Attending Physician at FDR Medical Services/Millard Fillmore Suburban Hospital, Buffalo, NY. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos