English Version
Print-Friendly
Bookmarks
bookmarks-menu

Enfermedad del suero

Alergia a medicamentos - enfermedad del suero; Reacción alérgica - enfermedad del suero; Alergia - enfermedad del suero

Es una reacción similar a una alergia. El sistema inmunitario reacciona a medicamentos que contienen proteínas, empleados para tratar afecciones inmunitarias. También puede reaccionar al antisuero, la parte líquida de la sangre que contiene anticuerpos administrados a una persona para ayudarla a protegerse contra gérmenes o sustancias tóxicas.

Causas

El plasma es la porción líquida y transparente de la sangre. No contiene células sanguíneas. Pero sí contiene muchas proteínas, incluidos los anticuerpos, que se forman como parte de la respuesta inmunitaria para proteger contra las infecciones.

El antisuero se produce a partir del plasma de una persona o animal que tenga inmunidad contra una infección o sustancia tóxica. El antisuero se puede utilizar para proteger a una persona que ha estado expuesta a un microorganismo o una toxina. Por ejemplo, usted puede recibir un cierto tipo de inyección de antisuero:

Durante la enfermedad del suero, el sistema inmunitario identifica erróneamente una proteína en el antisuero como una sustancia dañina (antígeno). El resultado es una respuesta del sistema inmunitario defectuosa que ataca al antisuero. Los elementos del sistema inmunitario y el antisuero se combinan para formar complejos inmunitarios, los cuales causan la inflamación y otros síntomas de la enfermedad del suero.

Ciertos medicamentos (como la penicilina, el cefaclor y las sulfamidas) pueden causar una reacción similar. 

Las proteínas inyectadas, como el concentrado de globulinas antitimocíticas (usado para tratar un rechazo a un trasplante) y rituximab (empleada para tratar trastornos inmunitarios y cánceres) pueden causar reacciones de la enfermedad del suero.

Los hemoderivados también pueden causar la enfermedad del suero.

Síntomas

A diferencia de otras alergias a medicamentos, que ocurren muy rápido luego de haber recibido el medicamento, la enfermedad del suero se presenta 7 a 21 días después de haber estado expuesto al medicamento. Algunas personas desarrollan síntomas en 1 a 3 días si ya han estado expuestos al medicamento.

Los síntomas de la enfermedad del suero pueden incluir:

  • Fiebre
  • Malestar general
  • Urticaria
  • Picazón
  • Dolor articular
  • Erupción cutánea
  • Ganglios linfáticos inflamados

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen para buscar ganglios linfáticos que estén inflamados y sensibles al tacto.

Las pruebas que pueden hacerse incluyen:

  • Prueba de orina
  • Prueba de sangre

Tratamiento

Los medicamentos como corticosteroides aplicados en la piel pueden aliviar la molestia causada por la picazón y la erupción cutánea.

Los antihistamínicos pueden acortar la duración de la enfermedad y ayudar a aliviar la erupción y la picazón.

Los antinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno o naproxeno, pueden aliviar el dolor articular. Los corticosteroides orales, como la prednisona, pueden prescribirse para casos graves.

Se debe suspender el medicamento causante del problema. Evite en lo sucesivo el uso de ese medicamento o del antisuero.

Expectativas (pronóstico)

Los síntomas generalmente desaparecen en cuestión de unos pocos días.

Posibles complicaciones

Si el fármaco o el antisuero que causó la enfermedad del suero se utiliza de nuevo en el futuro, el riesgo de tener otra reacción similar es alto.

Las complicaciones incluyen:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si ha recibido un medicamento o un antisuero durante las últimas 4 semanas y tiene síntomas de la enfermedad del suero.

Prevención

No hay manera conocida de prevenir el desarrollo de la enfermedad del suero.

Las personas que han tenido la enfermedad del suero o alergia a un medicamento deberían evitar el uso futuro del antisuero o el medicamento.

Referencias

Frank MM, Hester CG. Immune complex-mediated diseases. In: Adkinson NF Jr, Bochner BS, Burks AW, et al, eds. Middleton's Allergy: Principles and Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 38.

Nowak-Wegrzyn A, Sicherer SH. Serum sickness. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 150.

Volver arriba Sólo texto

  • Anticuerpos - ilustración

    Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

    Anticuerpos

    ilustración

  • Anticuerpos - ilustración

    Los antígenos son moléculas grandes, (generalmente proteínas) localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.

    Anticuerpos

    ilustración

Los conceptos básicos

 
 

Actualizado: 2/27/2018

Versión en inglés revisada por: Stuart I. Henochowicz, MD, FACP, Associate Clinical Professor of Medicine, Division of Allergy, Immunology, and Rheumatology, Georgetown University Medical School, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com

 
 
 

 

 

Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos de A.D.A.M.
Se recomienda utilizar los navegadores IE9 o superior, Firefox o Google Chrome para visualizar mejor los contenidos